Texto de despedida

Texto de despedidaComo todos sabemos las despedidas nunca son buenas y uno siempre trata de evitarlas, pero a veces evitarlas no es una opción y es ahí en donde los sentimientos salen a flor de piel, pues despedirse de alguien es muy duro y nunca pero nunca pueden esconderse esos sentimientos que sentimos hacia esa persona que se está despidiendo.

Si en este caso eres tu el/la que se está despidiendo, pues entonces este texto de amor de despedida te vendrá realmente bien, pues en dichos momentos es muy difícil plasmar en palabras lo que uno siente hacia sus seres queridos y siempre está bien recibido tener un ejemplo de como son los textos de despedida, textos con mucho sentimiento y con palabras que hacen emocionar a cualquiera que las lea.

Desde textos de amor te recomendamos que solo tomes este texto como un ejemplo, pues enviar el mismo texto a esas personas a las que les estás diciendo “adiós” no es muy “acertado” que digamos, pues el texto de despedida que te presentamos aquí fue redactado por una persona para otra persona en especial, y esto hará que los sentimientos de esa persona sean comunicados de manera erronea, asi que ya sabes, solo toma el texto de despedida como ejemplo y luego redacta el tuyo en base a dicho texto.

Sin mucho más que agregar al respecto, a continuación te dejamos el texto prometido:

Hoy duele tener que decir adios amor cuando hace años atrás que te conocí, te presentaste como un amigo, no buscaste siquiera pretexto alguno para acercarte, decidido me abordaste, no se si ya desde ese tiempo me amabas pero fue así como sucedieron las cosas, me visitabas y nos hicimos buenos amigos, tu singular carisma cada ves me robaba una sonrisa, no dejabas de acercarte mas y al cabo de un tiempo me declaraste tu amor; yo entonces era una niña, no pensaba que caro me costaría esa inmadurez, por cuestiones del destino nos distanciamos, ambos quisimos alcanzar nuestros objetivos y triunfar en la vida, pero tu fuiste diferente, a pesar de la distancia siempre venias a mi, año tras año me profesaste tu amor, y que recibiste a cambio? indiferencia o evasivas, no se que paso, no entiendo aun porque de ese modo actué, llegue hasta pensar que como hermano solo te podía ver.

Con el paso de los años te resignaste quizá a pensar que nada lograrías conmigo, decidiste buscar nuevos corazones, solo cuando te vi alejar sentí temor, miedo que no entendía, en verdad trate de estar a tu lado, pero ahora todo estaba en mi contra, es como si alguien se empeñara en que yo pagara por el sufrimiento que anteriormente sin querer te ocasione; un día por casualidad me entere de lo tuyo con aquella mujer y es solo allí cuando el dolor fue mas fuerte aun, un agudo dolor en el pecho que no me dejaba en paz; aquella ves que nos vimos después de tanto tiempo ni siquiera allí pude decirte algo, el nudo en mi garganta no me permitió hablar; desde entonces han pasado tantas cosas que se que lo nuestro es un imposible; si, así como lo lees lo nuestro! parece increíble pero así es, solo ahora que te perdí me atrevo a confesarte que yo también te quise, y esto es lo que me esta matando, no sabes cuanto me arrepiento, cuantas noches solloza intento dormir, lo se! perdí mi oportunidad y lo peor que no solo esto me causa daño sino que tu sufres también, se que tu corazón tiene aun los mismos latidos de ayer, perdóname amor, perdóname por mi cobardía, por mi inmadurez, por mi capricho o por lo que haya sido, perdóname porque te cerré la puerta y te deje afuera sin darme cuenta, yo se que es demasiado tarde para remediar y no existe excusa alguna que valga la pena porque se que definitivamente tu te vas. Aunque te vuelvo a repetir que estoy sufrimiento día a día pero lo que mas me duele es saber que tu también sufres, esta es la pena que llevare conmigo hasta mi fin, aunque sin ti haya llegado al limite de la desolación y mi vida perdió la luz, el sentido y la gracia porque tu eras todo y ahora me quedo sin nada, se que hablarte ahora de mis sentimientos ya no tiene sentido, perdón, necesitaba decirlo al menos para aliviar en parte mi dolor, perdóname mi amor, ruego al divino hacedor te de la dicha y felicidad que yo misma nos lo negué… que seas feliz estés donde estés. Intentare olvidarte, intentare sobrevivir…. adiós.

¡Un momento! Textos de amor relacionados