Poemas hermosos para Hijos

Expresar lo que se siente por un hijo puede ser algo complicado, sobre todo si no tenemos una buena relación con el mismo o si hemos recompuesto la relación recientemente. Es por este motivo que a veces las palabras pueden ser algo interesante, sobre todo si esas palabras forman un poema que exprese lo que queremos decirles.

Hoy aquí en Textos de Amor te mostramos unos cuantos poemas y frases para que puedas mostrarle a tus hijos cuanto los quieres y realmente cual es el sentimiento que sientes por ello, pues al fin y al cabo a veces las palabras son necesarias incluso más que el sonido de vuestras voces.

Además de poemas te ofrecemos pequeñas frases para que puedas utilizar, frases que suelen ser más que útiles al momento de enviarlas, imprimirlas o incluso utilizándolas en redes sociales respectivamente.

Vale mencionar que las frases y los poemas solo están dirigidos a hijos, pues lamentablemente no pueden usarse para hijas, nietos o bis nietos, así que ten presente que solo los puedes imprimir o enviar a tus hijos claro está.

Sin mucho más que agregar, a continuación te dejamos los poemas para hijos que te hemos prometido anteriormente.

Durar

Yo pasaré y apenas habré sido,
-frágil destino de mi pobre arcilla-.
Hijo, cuando yo no exista,
tú serás mi carne, viva.
Verso, cuando yo no hable,
tú, mi palabra inextinta.

 

Hijo mio, la felicidad está hecha de pequeñas cosas: un pequeño yate, una pequeña mansion, una pequeña fortuna.

 

Amor

Mujer, yo hubiera sido tu hijo, por beberte
la leche de los senos como de un manantial,
por mirarte y sentirte a mi lado y tenerte
en la risa de oro y la voz de cristal.
Por sentirte en mis venas como Dios en los ríos
y adorarte en los tristes huesos de polvo y cal,
porque tu ser pasara sin pena al lado mío
y saliera en la estrofa -limpio de todo mal-.
Cómo sabría amarte, mujer, cómo sabría
amarte, amarte como nadie supo jamás!
Morir y todavía
amarte más.
Y todavía
amarte más
y más.

 

El Hijo de Mi Amor

El hijo de mi amor, mi único hijo,
lo engendré sin mujer y es hijo mío;
me escribe a la distancia: estoy tan triste;
me faltas tú. Te miro en el esfuerzo
por mí, por ti, por el retorno
del polluelo a su sombra familiar,
no tengo un pan ni un techo que me cubra;
hoy habito en los muros de la mar…

 

La Vuelta

Soy tu hijo. Tu hermano. No es posible.
Sin duda que hay aquí un mal entendido
¿Soy el que quise ser o éste que he sido?
La casa es familiar ciclo increíble.
-Yo soy tu hijo, madre; soy el niño
de ayer.
-Hermana, soy tu hermano.
Aún me cogéis -recuerdo- de la mano
por el jardín remoto del cariño.
No me reconocéis, madre y hermana:
soy el sombrío y trágico viajero
y voy al lado ciego de ese muro.
-No te conozco; cierra la ventana.
-No sé quién eres; mueres porque muero.
(Porque moristeis, todo ya es oscuro).

 

HOY TE PIDO,

Paciencia para tus padres,
Amor para tu pareja,
Responsabilidad para con tus hijos,
Tolerancia para los ancianos,
Comprensión para todos tus hermanos,
Compasión para el que sufre,
Servicio para todos.
Quisiera no volver a verte egoísta, orgulloso, rebelde, disconforme, pesimista por que a nada bueno te lleva…

 

Dicen que canto al hablar

Dicen que canto al hablar
pues hijo soy de un cantor,
desde mi tierra natal
como el mas fiel ruíseñor.
Aquel que quiera escuchar
lo digo con emoción,
como dijo el gran maestro
en su linda canción.
Tierra joven, rica y santa
caribeña con su sol,
esas aguas que la bañan
iluminan su explendor.
Es mi cuna y mi partida
es su fruta un paladar,
porque soy puertorriqueño
es que canto al hablar.

¡Un momento! Textos de amor relacionados